Terapia Pareja Gestalt Madrid

¿Problemas con tu pareja?

Estás agobiado con tu pareja, no ves el modo de solucionar el bache por el que estáis pasando o habéis caído en la monotonía. Tal vez, el problema sea más serio y haya entrado en juego una tercera persona. En la vida de una pareja se dan situaciones, rachas o conflictos puntuales que merman la confianza en el otro.

Son muchos los casos que se pueden dar: cada uno de ellos se ve en Terapia de Pareja y se analizan en profundidad para ver cuál puede ser la mejor solución.

Detrás de un conflicto de pareja siempre hay sentimientos como la culpabilidad, la falta de confianza en el otro o la frustración. Muchas parejas tratan de solucionarlo por su cuenta pero en la mayoría de casos, no se tienen las herramientas y ejercicios adecuados para resolver el problema de manera definitiva.

Existen casos y casos. No es lo mismo una infidelidad, que una pareja que se ha entrado en rutina. Las herramientas y técnicas que se emplean son muy distintas.  A lo largo de la terapia en pareja, uno de los integrantes puede tener sesiones en solitario, dentro siempre del marco de la terapia de pareja. Así pues, la Terapia de Pareja comienza en conjunto. Llega un momento en la terapia en el que se queda una de las personas que conforman la pareja para tratar los aspecto que sólo le afecten directamente, pero sin olvidar el enfoque común que tiene una psicoterapia de pareja. Y finalmente, se retoma la terapia con las dos personas para terminar de aportar las herramientas comunes para conseguir un crecimiento común.

En una pareja se dan situaciones que pueden ser el origen de conflictos en la relación.

terapia-pareja-gestalt-madrid-pareja-en-terapia-consulta-francisco-silvela-19

La Terapia Gestalt puede ayudar a salvar la relación

La psicoterapia Gestalt puede ser aplicada tanto a parejas como a personas independientes. La terapia de pareja busca activar el darse cuenta no sólo como individuo, si no para ponerse en los pies de la otra persona. En terapia de pareja se tratan problemas que afectan a los dos y son susceptibles de crear un conflicto más grande en casa. Si hay niños, sufren en primera persona el drama de los padres y la situación se hace difícil. Se crea un clima en casa que no es sano para nadie. 

Cuidar el espacio íntimo de la pareja en todos los aspectos, es fundamental para que el conflicto se trate en intimidad y no contamine otros ámbitos comunes -como niños, familia, relaciones laborales o amigos-.  Yo os ayudaré para que el conflicto se resuelva de una manera apropiada, con madurez, serenidad y sin hacer partícipe a nadie más del entorno.

Procesos vitales más habituales en la pareja.

Terapia de Pareja en Madrid con Mario Enguix

¿Qué hago para solucionar mis problemas de pareja?

Soy Mario Enguix y tengo un Centro de Psicología y Terapia Gestalt en el centro de Madrid. A lo largo de mi experiencia como terapeuta Gestalt, he tratado a numerosas parejas en mi consulta. En todo ese tiempo, me he hecho experto en Terapia de Pareja ya que he visto y tratado a muchas parejas con circunstancias difíciles de resolver sin las herramientas apropiadas. 

Para resolver un problema en la pareja lo primero es reconocer que se necesita ayuda de un terapeuta especializado en parejas. Para gestionar y superar una crisis venir a terapia es clave. Muchas parejas deciden poner fin a su relación, sin valorar la posibilidad de ir a terapia. Otras vienen a terapia Gestalt para parejas y consiguen resolver sus asuntos de una manera civilizada. Aunque la relación esté ya muy deteriorada y no haya amor, al menos logran resolver y cerrar esa etapa de una forma sana. Otros casos, que son los más habituales, acuden a mi consulta en busca de esas bases que sirven para rearmar la relación. La pareja sale adelante y continua su camino en común mucho más fortalecida

¿NECESITAS UNA TERAPIA EFECTIVA?

Si estás en un proceso vital complicado, la terapia Gestalt te puede ayudar.

Terapeuta Gestalt para parejas: funciona

Los conflictos de pareja más comunes por los que se hace terapia

Los conflictos más habituales que afectan a una pareja a lo largo de su vida, son varios y nunca se podría generalizar. Sin embargo, con una experiencia de más de 20 años tratando parejas, puedo decir que los problemas que más se dan entre la pareja es la pérdida de confianza en el otro a causa de una infidelidad y la excesiva dependencia del uno en el otro. 

Esto último, hace que la relación sea tóxica e insana y uno de los dos, el más dependiente, puede que tenga que seguir paralelamente con una terapia individual.

Otras veces, la pareja llega a consulta afectada por una falta de comunicación y en cuanto media el terapeuta, se da el entendimiento, la empatía y las soluciones entre los dos. Mi postura es de mediador objetivo entre los dos. Dirijo la sesión de forma equilibrada para que ambos miembros se puedan expresar libremente y sin interrupciones. 

Lo importante es explicar a la pareja que la culpabilidad se deja fuera de la consulta, y se sustituye por la responsabilidad de aceptar las consecuencias de sus actos con el objetivo común de hacer más fácil la relación de pareja. 

Terapeuta especializado en parejas de Madrid

Cómo mejorar la relación con mi pareja

Para tratar un problema de pareja hay que elegir un sitio neutral y dirigir correctamente la conversación para que cada integrante se pueda expresar con control, sin discutir, sin acaloramiento ni exaltación. Al oír la postura y cómo se siente la otra persona, el otro integrante va accediendo al universo de su compañero. No se trata de convertir la sesión en una consecución de reproches, si no en centrarse en el problema puntual que ha desencadenado el hecho de ir a consulta y buscar la solución. La voluntad de seguir juntos y de arreglar el problema central de la relación no debe perderse nunca de vista, ya que si la pareja está desanimada a seguir junta o no tiene ganas de luchar, es algo que afecta a las sesiones. Muchas veces uno de los cónyuges trata de que el otro reconozca un error o que le pida perdón por un fallo grave, como puede ser una infidelidad, y en realidad, reconocer lo que ha pasado y pedir disculpas al otro es sano y muy adecuado para cerrar ese episodio y que la pareja pueda seguir hacia delante.